Categorías

Sube al cerro sin tu perro

Foto: Paneta Tepoztlán

Foto: Paneta Tepoztlán

Planeta Tepoztlán / Redacción CC

Últimamente se ha puesto de moda subir al cerro con nuestras mascotas pero ¿qué peligro puede implicar esto para las especies que habitan el parque nacional?

En la actualidad afrontamos una catástrofe ambiental ascendiente pues cada vez se pierden mas especies naturales y animales a mayor velocidad, y el clima se ve alterado drásticamente. Ante todo esto es fundamental la existencia de áreas naturales protegidas, que ayuden a la conservación del entorno natural y que apoyen a estabilizar el clima y el medio ambiente. De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el objetivo de los parques naturales es: “proteger la biodiversidad natural, junto con la estructura ecológica subyacente y los procesos ambientales sobre los que se apoya una región”.

Las áreas naturales protegidas y los parques nacionales son importantes para la preservación de los ecosistemas y la biodiversidad. Se estima que la red mundial de áreas naturales protegidas almacena al menos 15% del carbono terrestre, esto es fundamental para mitigar el cambio climático. Por eso es importante conocer las normas que existen en el parque nacional en el que vivimos y conocer las reglas para proteger sus especies animales y vegetales.

El Tepozteco, Área Natural Protegida. Foto: Planeta Tepoztlán

El Tepozteco, Área Natural Protegida. Foto: Planeta Tepoztlán

En los últimos tiempos se ha incrementado las visitas de esparcimiento a la montaña de Tepoztlán, esto es una actividad sana que debe fomentarse, pues puede llevar al mejor conocimiento del área natural, a una mayor conexión con el entorno y a desarrollar actividades sanas de ejercicio al aire libre, pero ¿Qué reglas se deben seguir cuando subes a la montaña?

Existen normas básicas que se deben seguir por sentido común cuando subimos a la montaña: ir acompañados de alguien que conozca el lugar, no extraer especies de plantas y/o animales, causar el menor impacto en el área y no introducir especies ajenas al área natural. De esta última vamos a hablar esta vez, y en siguientes artículos iremos analizando otras normas.

En el Reglamento de la ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente en Materia de Áreas Naturales Protegidas, -artículo 87 fracción 8- se menciona que no se pueden introducir animales domésticos a estas áreas. Esto se debe a que en los pocos estudios que se han realizado en estás ANP (principalmente islas), se ha demostrado que los perros y gatos son los responsables de la extinción de varias especies de animales silvestres como: aves, mamíferos y reptiles, algunas de las cuales están bajo alguna categoría de protección. Entre otros factores, esto se debe a que (las especies externas como perros y gatos) cuentan con características físicas como buena visión, oído, olfato y tamaño corporal, que les otorgan ciertas ventajas sobre la fauna nativa, a la que pueden extinguir a través de la depredación o transmisión de enfermedades.

Asistimos a conocer la opinión al respecto de un veterinario de Tepoztlán, y encontramos esto:

De acuerdo con Miguel Ángel Lira, -veterinario del pueblo- en los últimos 15 años ha atendido y recibido 12 reportes de caminantes que en la montaña han encontrado zorros con moquillo canino. La probabilidad de que hayan sido contagiados por un perro es muy alta debido a que los perros pueden ser portadores sanos del virus (esto quiere decir que aunque no presenten síntomas y estén sanos pueden transportar al virus en su organismo), y son capaces de transmitirlo a través de estornudos, tos, o fluidos corporales.

De acuerdo con Miguel Ángel Lira, este virus ha evolucionado y puede afectar también a grandes felinos como el gato montés y a otras especies de mamíferos medianos como los de la familia mustelidae que incluye a hurones y mapaches.

La afectación que puede llegar a generarse o que ha generado el ingreso de canes domésticos al área natural protegida no puede medirse aun debido a la falta de censos actualizados y estudios referentes en la zona, por lo tanto no sabemos a qué grado ha llegado este impacto. Sin embargo podemos constatar que ya se han presentado casos de contagio de enfermedades en animales de la región y podemos afirmar que subir al cerro con tu perro es una actividad que puede generar una epidemia animal que destruya el frágil equilibrio del parque nacional y en el peor de los casos puede generar una catástrofe ambiental.

Como habitantes del pueblo debemos acatar las normas de cuidado del parque nacional que nos rodea pues de este depende que nuestro entorno se mantenga sano, que siga aportando a la región y al planeta agua y oxigeno y que continúe viva la riqueza biocultural de Tepoztlán.

Comments ( 1 )

  • Francisco

    Extremista… obvio no se deben introducir este tipo de animales, DE FORMA PERMANENTE, pero sólo se va de paso. Respecto al moquillo, no crees que pudiera darse el caso que un perro callejero se pudo haber perdido en el cerro y por las condiciones en que está le pudo haber dado moquillo ahí mismo? Vamos son los riesgos naturales que tienen nuestros animales vecinos al estar junto a un área urbanizada. Debe de haber un organismo que cuide a estos animales y esté al pendiente pero nada más. Por otro lado mientras Tepoz sea un pueblo turístico dile adiós a todo.


http://www.gilmonzonconsultores.com/