La parra de jade, Strongylodon macrobotrys es una especie nativa de los bosques tropicales de las Filipinas, con tallos que pueden alcanzar hasta 18 m de longitud.

Planeta Tepoztlán / Redacción / Marzo 2016

Su nombre local es “tayabak”. Son polinizadas por un murciélago que se cuelga boca abajo en la inflorescencia para beber su néctar. Se considera una especie en peligro de extinción debido a la destrucción de su hábitat y la disminución de los polinizadores naturales. En el hospedaje Flor de Cera, ubicado en el centro, puedes conocer esta bella flor.

Parra de Jade, Strongylodon macrobotrys. Foto: AZT

El follaje verde pálido consta de tres hojas. Las flores en forma de garra se llevan en racimos o pseudoracimos colgantes de 75 o más flores y pueden alcanzar hasta 3 m de largo. El color turquesa de la flor es similar a algunas formas de los minerales turquesa y jade, que van desde el azul verdoso a verde menta. Las cortas oblongas, y carnosas vainas son de hasta 15 cm de largo y contienen hasta 12 semillas.

Strongholdon macrobotrys es polinizada por murciélagos. Foto: AZT

La planta crece al lado de los arroyos en los bosques húmedos, o en barrancos. Las inflorescencias solo se producen en las parras maduras. Cada individuo se asemeja a una flor de mariposa con cuerpo robusto con las alas plegadas; tienen ciertas modificaciones evolucionadas para que puedan ser polinizadas por una especie de murciélago que se cuelga boca abajo en la inflorescencia para beber su néctar. Las flores también son visitados por el ave Aethopyga bella, una especie de avispa, y son el hogar de una especie de mariposa, Papilio palinurus.

La propagación siempre ha sido difícil. Se considera una especie en peligro de extinción debido a la destrucción de su hábitat y la disminución de los polinizadores naturales. Parece que hay un método de acodo a través de tallos leñosos maduros. Lo mejor es plantarla en tierra cerca de una fuente de agua, pero no inundado. La vid entrelaza a través del tronco y las ramas de los árboles y las hojas se distribuyen en el dosel. Las flores cuelgan como racimos de uvas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *